(+34) 942 291 400 área clientes

Con la subida en el precio de los combustibles y la necesidad de llevar un control cualitativo y cuantitativo de este tipo de mercancía, los sistemas de precintado electrónico se están imponiendo en las grandes empresas de transporte de mercancías peligrosas.

¿Qué es?

El precintado electrónico de camiones cisterna o Sealed Parcel Delivery System (SPDS) en inglés, es un sistema destinado al control y precintado electrónico de la carga.

 

¿De qué se compone?

Está compuesto por una serie de sensores ubicados a los largo de los compartimentos de la cisterna y por una unidad central de procesamiento (CPU).

Los sensores cumplen con la normativa vigente de ADR y controlan aperturas y cierres en bocas de carga/descarga. Algunos de ellos, controlan la presencia de líquido en determinadas partes de la cisterna.

La CPU controla, registra la información recibida por todos los sensores y la trasmite en tiempo real, para que pueda ser monitorizada por sus responsables.

 

¿Cómo funciona?

Cuando se realiza un proceso de carga en la planta de almacenamiento de combustibles, el sistema de precintado electrónico cambia el estado del compartimento a “Sellado”. Este estado deberá permanecer así hasta el momento de la descarga en el cliente. Si en algún punto del viaje, se manipula alguna de las bocas de acceso al compartimento, el estado pasará de “sellado” a “desprecintado” y el cliente podrá no aceptar esa mercancía.

 

¿Qué funcionalidades tiene?

  • Control de la mercancía durante el transporte, tanto en cantidad como en calidad.
  • Monitorización en tiempo real del estado de los compartimentos.
  • Mejora en la productividad: ahorro de tiempo en procesos de carga y descarga. Se evita la utilización de precintos físicos.
  • Prevención de Riesgos: mejora de la seguridad del trabajador, de la carga y de la cisterna.
  • Emisiones VOC: evita emisiones de partículas peligrosas para el medioambiente debido a aperturas no autorizadas.
  • Detección de producto retenido en las tuberías y en los compartimentos, evitando que diferentes productos se mezclen en el interior.
  • Evita el robo y manipulación del producto transportado mediante la monitorización de los sensores que se colocan en todos los posibles puntos de apertura de la cisterna.

Por Ignacio Díez Pelayo, Técnico de Implantaciones