(+34) 942 291 400 área clientes

 

En el transporte de mercancías peligrosas, es de aplicación el Real Decreto 97/2014, de 147 de febrero, por el que se regulan las operaciones de transporte de mercancías peligrosas por carretera en territorio español.

Esta normativa regula las condiciones, horarios, rutas, etc. que se deben de aplicar en el transporte de mercancías peligrosas en territorio nacional, lo cual conlleva a que las empresas de transporte hagan uso de la tecnología embarcada existente para evitar infracciones a la vez que se controlan y evitan posibles problemas de seguridad.

¿Cómo afecta la legislación existente a las empresas de transporte de mercancías peligrosas?

Teniendo en cuenta que cada vez la industrialización y el nivel de vida cada vez son mayores, eso conlleva a una mayor necesidad de transportar mercancías denominadas peligrosas para la elaboración y venta de productos de consumo habitual y masivo (fibras para textil, cloro para la potabilidad del agua, etc.).

Esto supone que estas mercancías tengan que ser transportadas por diversos medios de transporte, siendo en su mayoría transportadas por carretera, lo que implica tener que disponer de una normativa potente y estricta en referencia a la regulación de la actividad para evitar riesgos de elevado potencial para la seguridad vial, el medioambiente y el ser humano.

Han existido varias normativas de aplicación en el territorio nacional, habiendo sido algunas de ellas ya derogadas como el Real Decreto 2115/1998 de 2 de octubre o el Real Decreto 551/2006 de 5 de mayo. Actualmente es de aplicación el Real Decreto 97/2014 de 14 de febrero.

Este Real Decreto regula diferentes apartados de la actividad del transporte de mercancías peligrosas por carretera en territorio nacional:

  • Tipología de embalajes y envases a utilizar en el transporte de mercancías peligrosas
  • Características y tipología de vehículos a utilizar para el transporte de mercancías peligrosas
  • Rutas obligatorias y permisos de circulación necesarios para el transporte
  • Restricciones de horarios y pasos en vías de circulación, ciudades, etc.
  • Control y seguimiento de las condiciones de transportes y manipulación de la mercancía transportada
  • Etc..

Todo esto hace que las empresas requieran cada vez con mayor necesidad tecnología embarcada en la flota para controlar que las rutas realizadas son las autorizadas y evitar así sanciones, para conocer en todo momento y en tiempo real el buen estado de la carga y su manipulación, conocer el estado del vehículo y del chofer en todo momento, controlar el cumplimiento de las restricciones horarias y de paso establecidas para el transporte, etc.

No podemos olvidar que además de este tipo de casuísticas, la normativa también contempla la formación y capacitación del chofer para la manipulación y transporte de las mercancías pertinentes, por lo que la tecnología permite también descargar de responsabilidad al chofer ante cualquier incidente en caso de que esté debidamente formado y se demuestre que según la información obtenida del vehículo se han aplicado los procedimientos y protocolos debidamente.

Todo esto finalmente se traduce en una reducción de costes considerable y un aumento de la productividad y la competitividad de la empresa.

Por Aitor Torre, Jefe Comercial Nacional