(+34) 942 291 400 área clientes

 

Las siglas ATP indican Acuerdo sobre Transportes Internacionales de Mercancías Perecederas y sobre Vehículos Especiales Utilizados en esos Transportes

 

El acuerdo ATP surge en 1970, se comienza a aplicar en 1976 y ha ido actualizándose desde entonces, así la última revisión fue publicada en el Boletín Oficial del Estado el 23 de septiembre de 2013 y en ella se recoge que «el ATP es un acuerdo entre Estados, sin que exista una autoridad central responsable de su aplicación. En la práctica, los controles son efectuados por las Partes contratantes. El incumplimiento de lo dispuesto en el Acuerdo puede dar origen a acciones legales contra los infractores por las autoridades nacionales, de conformidad con su legislación interna. El propio ATP no establece sanción alguna…», para conocer los detalles, lo mejor es dirigirnos a la página web.

Voy a utilizar este artículo para desentrañar y entender un poco este acuerdo, y por tanto las líneas maestras que debemos conocer para no perdernos en él. Para empezar se trata de un acuerdo, fija unas condiciones básicas, no es un reglamento o régimen sancionador, cada país que se adhiere a este acuerdo lo regula y fija leyes y sanciones concretas (en España la LOTT, Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres). El acuerdo tiene varias secciones, pero fundamentalmente, una que recoge cómo deben adaptarse los vehículos que realicen el transporte de mercancía perecedera, y los tipos de vehículos que existen, otra sección que trata acerca de cómo debe controlarse la calidad de la realización de ese tipo de transporte y los modelos que hay que cumplimentar para ser revisados por las distintas autoridades competentes. Es importante de igual forma tener claro que en rigor, este acuerdo se aplica cuando el transporte se realiza entre dos países adheridos a este acuerdo, es decir en el transporte internacional.

En resumen, el acuerdo ATP es como el gran oráculo de Delfos, y lo que ocurre con quien no cumple con lo que este dicta, se reglamenta, sanciona y fija la sanción lo recoge la LOTT, en sus artículos del 140 al 143, podemos verlos en la página web.

Es importante destacar que los vehículos que realicen transporte de productos alimenticios a temperatura regulada contarán con un dispositivo apropiado de medida y registro de la temperatura, termómetro,en el interior del vehículo y fácilmente visible, además los vehículos que transporten mercancía ultracongelada deberán controlar la temperatura ambiente con un registrador de temperatura.

De lo anotado en este artículo intuimos lo complejo y controvertido de este tipo de transporte, por ello FlotasNet® dispone de distintos módulos de control y trazabilidad de los procesos de transporte de mercancía que necesitan frío y que son el complemento perfecto y aliados para facilitar la vigilancia que exige el transporte de este tipo de mercancías, por lo que Fagor pone a su disposición toda su red de asesores para ayudarle en dicha tarea.