(+34) 942 291 400 área clientes

 

El Conductor, tiene distintas características de personalidad, motivaciones, actitudes, aptitudes, estado anímico, experiencia, que son determinantes a la hora de definir el «estilo de conducción».

Este estilo está completamente determinado por aspectos cognitivo-emocionales y definen el proceso de toma de decisiones en las estrategias de la conducción.

¿QUÉ ES EL COACHING?

Es un método interactivo y transparente en el cual el «coach» o entrenador dirige, instruye y/o entrena a una persona o a un grupo de ellas, «coachee», con el objetivo de buscar el camino más eficaz para alcanzar los objetivos fijados, usando las potencialidades de dicha persona o grupo. «El «coach» se compromete con su «coachee» en una alianza de colaboración, estableciendo unos objetivos concretos y diseñando un plan de acción que les permita alcanzarlos dentro de los plazos establecidos» El desarrollo del proceso de entrenamiento sigue básicamente los siguientes 5 pasos:


Observación - La observación de nuevos puntos de vista será fundamental para que el «coachee» encuentre soluciones y permitirá al individuo elegir entre las alternativas de que dispone para alcanzar sus objetivos.


Toma de conciencia - La observación permite la toma de conciencia, básicamente acerca de nuestro poder de elección. El «coach» centrará al pupilo en las elecciones que toma y sus consecuencias, brindándole herramientas específicas para elegir conscientemente y con mayor efectividad.

Determinación de objetivos - Es esencial para todo proceso de «coaching», el contar con objetivos claramente definidos que sirvan de guía para la toma de decisiones y acciones.

Actuación - Una vez reunida toda la información, hay que actuar de forma sostenida en el tiempo. El «coach» acompañará de cerca este proceso ayudando a superar las dificultades que aparecen al llevar a la práctica las actuaciones.

Medición - En todo momento es imprescindible comprobar si nos acercamos o nos alejamos del objetivo marcado. Esto permitirá tomar acciones correctivas y así contribuir a la obtención de los logros buscados. El conductor no puede actuar sobre sí mismo sin conocer cuáles son exactamente las pautas que debe mejorar y como lo puede hacer. La dificultad para el conductor estriba en la indefinición de los objetivos del servicio en la división de tareas fundamentales que influyen en el consumo y en el método de análisis. La reducción del coste en combustible y otros materiales fungibles del vehículo, no solo depende del estilo de conducción, pero una aproximación a la técnica ideal del manejo del vehículo (variable modificable), despejará incógnitas y reducirá costes, e insistimos en que no debe tratarse como valor absoluto en relación al consumo.

 

Por Ignacio Pérez Piñero, Responsable del Departamento de Entrenamiento Coach a Conductores